Comienza la aventura

Ya hace más de 1 año cuando mi mujer me preguntaba lo siguiente: « Y tú, ¿porqué no corres en las Paralimpiadas». Yo la miré de arriba abajo, incluso con algo de desprecio como diciéndola ¿pero qué dices? ¿Te cachondeas de mí? Como si fuera una cuestión de elección el ir o no a unas Paralimpiadas. Como muchos sabrán estuve implicado en un accidente de tráfico (1992) que casi literalmente me machacó los dos miembros inferiores y que me dejó los pies amarrados al resto del cuerpo a través de los talones de Aquiles. Todo esto cuando tenía una carrera prometedora como ciclista de élite. Para el que no lo sepa tanto mi padre como mi hermano fueron ciclistas profesionales. El caso es que después de muchos años, fiestas y vicios, y sin irme por las ramas, he decidido prepararme para las Paralimpiadas de Tokio de 2020. Nunca he abandonado la bicicleta, aunque tampoco me la he tomado en serio durante todos estos años, y ahora, a los 45 años, he decidido hacer como Forrest Gump, pero algo más planeado. Este blog, que terminará en el momento que mi aventura termine, que podría ser en unos meses dependiendo de mis resultados, tiene como fin contar esta aventura, que no sólo tratará sobre ciclismo, sino también sobre personas y otras cuestiones más importantes que el mero ciclismo. Tengo que decir que compito para ser un buen modelo para mis hijos, para quitarme una espinilla que tengo clavada, para probarme, para reorganizarme, para viajar... y para ganar, porque si no compitiera para ganar seguiría siendo el "globero" feliz que he sido todos estos años disfrutando de uno mis hobbies favoritos, el ciclismo. Sé que hay gente muy buena y quizás más preparada, pero creo en mí y en mis capacidades. Espero que este blog pueda ayudar a aquellos que se inicien en el ciclismo de competición y sobre todo a aquellos que se plantean hacerlo desde el ciclismo adaptado.

Con mi hermano Antonio, menudo "Brutus" está hecho.
Con mi hermano Antonio, menudo "Brutus" está hecho.

Personalmente considero que hay cosas mucho más importantes que entrenar, competir y el deporte, no obstante y después de estar años volcado en estudiar, trabajar y en ayudar a otras personas a través de mi profesión (psicólogo) pienso que me merezco y necesito intentar esta aventura. No quiero que nadie me malinterprete, pienso que el deporte en sí mismo es una herramienta cultural que bien utilizada proporciona a la sociedad un bien que nos hace mejor como personas, nos hace sentirnos mejor, tanto física como emocionalmente y desarrolla principios y valores positivos, repitiendo una vez más, cuando este se utiliza bien y cuando los deportistas de élites no sólo se convierten en héroes de papel y de marketing, sino en modelos a seguir por nuestros hijos y por el resto de mortales.

Durante este último verano he entrenado duro y cada día, sobre todo a partir de agosto, quitándome los vicios que me frenaban y fomentando aún más aquello que me hace más fuerte, como la armonía en la familia, la nutrición, buenas rutinas, entrenamiento organizado, etc., y los resultados hasta ahora han sido muy positivos, poniéndome en muy poco tiempo en un gran estado de forma y a la altura de muchos ciclistas que llevan más tiempo entrenando. Esto me hace ser muy optimista y aunque mis expectativas son muy altas, estoy preparado para lo peor, porque esto no deja de ser una aventura, nada más.


Con dos ciclistas espléndidos de Almuñécar: Yasmina y Juanjo
Con dos ciclistas espléndidos de Almuñécar: Yasmina y Juanjo

El ciclismo ya no es aquello que yo conocí allá por el año 92 cuando tuve el accidente de tráfico, y esto me hace sentir como el protagonista de una película que se despierta después de algunos años confundido con los cambios que se han producido en la sociedad. Hay mucho que aprender y si quiero estar a la altura de mis expectativas estoy obligado a ir a la escuela; potenciómetro, potencia, vatios, ordenador, estudios de biomecánica... son algunos de los términos con los que me estoy familiarizando.

La Familia
La Familia

Como algunos sabrán nos mudamos desde Suecia a Almuñecar, tierra tropical, en enero de este año, y este viaje no ha sido precisamente lo que se dice un viaje entre algodones. Si en Suecia teníamos mi mujer y yo una estabilidad económica y profesional, y yo como psicólogo podía trabajar e incluso recibía ofertas tanto en el área clínica y escolar, aquí en España ni siquiera parecen estar dispuestos a validarme la habilitación sanitaria... ¡Qué pena la burocracia y la corrupción en España! Donde se nos ponen tantas trabas a aquellos que queremos trabajar y que hemos demostrado experiencia, constancia y profesionalidad, pero que cuando se trata de meter el brazo para conseguir dinero en sobres, enchufar a nuestros amigos en las instituciones públicas o pagar en los puticlubs con el dinero del erario, sea tan fácil y salga tan a menudo impune. Pero bueno esto otra historia y no se puede ir de víctima. En estos momentos estoy empezando a traducir un libro de uno de los psicólogos más reconocidos en toda Escandinavia, Bo Hejlskov, que creo que podrá ser un "boom" en España y en los países hispanohablantes. Es un libro sobre problemas de conducta pero también interesante por el enfoque y choque cultural que conlleva. Es decir, que nos enfrenta con nuestros hábitos y costumbres poniéndolos en entredicho en algunos aspectos, espero que pueda traducir algunos libros más de este autor porque este tipo de ideas nos puede hacer mejores, como personas y como cultura. Por otro lado mis hijos se están adaptando a la cultura española y en estos momentos se les ve felices, por otro lado mi mujer, ha conseguido un trabajo donde está muy bien y donde sus jefes le sorprenden de forma positiva, cosa que no todo el mundo puede decir.

Con Javier Dafos en Ergosport
Con Javier Dafos en Ergosport
Javier equilibrando a mi amiga
Javier equilibrando a mi amiga

Yo ya he iniciado mi viaje y estoy muy motivado y animado en mi aventura. Esta semana visité a mis amigos de Ergosport en Granada y pude conocer a lo que será mi nuevo entrenador, Javier Dafos. Desde aquí le doy mil gracias por su ayuda y por adaptarse a mi situación. Allí pudimos conocernos e hicimos la prueba de biomecánica (mediciones sobre la posición óptima en la bicicleta) y seguiremos en estas semanas preparando la organización de la temporada de invierno. En mi caso no puedo andar ni correr así que se centrará en ejercicios, estiramientos, natación, bicicleta y espero que descanso, algo en lo que solemos cometer tantos errores tantos deportistas, pero algo tan importante como el propio entrenamiento. Ahora también estoy mirando un potenciómetro, que tiene que ser dual (medición de la fuerza de las dos piernas de forma independiente) y veo que la broma no bajará de 800 €.

En relación a mi discapacidad la gran adaptación que tengo que hacer es con mis zapatillas. No es fácil encontrar algo que se adapte a mis pies y de momento tengo que entrenar con unas zapatillas de invierno que tendré que retocar con un zapatero para airearlas más en verano. Podría hacer más pero como solemos decir los que estamos familiarizados con el ciclismo, lo importante es el motor, tener un buen plan y la motivación. Por otro lado decir que la categoría en la que correré será MC3. Para los que no tienen ni idea de ciclismo adaptado decir que la clase C son los que corremos con bicicletas, que aunque pueden estar adaptadas, son normales, es decir, las dos ruedas y el manillar de toda la vida. En la clase C existen 5 categorías dependientes de la discapacidad, desde el MC1 hasta el MC5. Por otro lado tenemos los que montan en tándem (clase C), como los ciegos, los handbike (clase H) y los triciclos (clase T). A pesar de denominarse ciclismo adaptado decir que los que corren en la clase C pueden ir muy rápido, de hecho la velocidad media de los C3, C4 y C5 en los últimos Juegos Paralímpicos de Rio fue de 46-47 km/h (en torno a 100 km de distancia). Esto no está al alcance de todos, veremos si está en las mías.

Quiero aprovechar este final para pedir la colaboración a aquellos sponsors o patrocinadores que puedan apoyarme de alguna manera, ya sea con material o con donaciones económicas. Esta aventura no es nada barata y simplemente el tiempo es oro. Si bien contábamos con una situación muy cómoda en Suecia, aquí en España no es tan fácil y todo está suponiendo un gran esfuerzo tanto en lo económico, lo personal y lo profesional. En relación a los recursos que requieren competir en ciclismo adaptado, o ciclismo, la lista de gastos es enorme, bicicleta, ordenador, potenciómetro, alimentos, recuperadores, cámaras y cubiertas, zapatillas, plantillas, entrenador, pruebas, ropa, viajes y competiciones... y sigue y sigue. Para aquellos que queréis apoyarme en este sentido podéis hacerlo contactando conmigo a través de mi correo electrónico: a_sanchez30@hotmail.com.

Mi amiga y compañera
Mi amiga y compañera

Antes de terminar quiero dar las gracias a tod@as aquell@s que me han ofrecido su ayuda, apoyo y sus ánimos, empezando por mi mujer Felicia, Gema Pascual, mi hermano Antonio Sánchez, Javier Dafos (Ergosport), Rafael Pulido, club ciclista Almuñécar ... y muchos otros que están y que vendrán. 

Bueno, seguiré escribiendo cada dos semanas o un mes, dependiendo de las circunstancias de vida y de lo que me vaya viniendo, y os iré contando esta aventura... 

Amigos y patrocinadores