Miedo, límites y arte

Tengo que reconocer que tengo miedo y que estas semanas me han atenazado algunas inseguridades que me gustaría compartir. Durante este tiempo, además de entrenar, he intentado conocer más el deporte de ciclismo adaptado y por ende mis rivales. Tengo que decir que la gente de este mundo me está tratando muy bien y estoy agradecido a todos los ciclistas que se han puesto en contacto conmigo para ayudarme y contarme sus experiencias, conocimientos e ideas. En ciclismo he tenido grandes amigos y compañeros que también han sido grandes rivales. El caso es que he estado viendo algunos videos y algunas entrevistas donde algunos corredores alrededor de mi categoría están emocionados con la idea de correr con profesionales y romper aun más sus límites. Personalmente no me veo en esa tesitura y esas manifestaciones <<acojonan>> y hacen pensar a uno. Yo corrí desde cadetes hasta aficionados y siempre, o por lo menos cuando iba bien, me sentí a la altura de los grandes, pero ahora, al margen de la edad, no veo en qué medida mis piernas podrían romper esos límites que tengo, porque están ahí y tengo que adaptarme a ellos. Por eso que quiera probar con el ciclismo adaptado. Quizás mis piernas podrían estar a la altura de un Picasso, o eso dice mi mujer, porque son únicas y tienen un buen trazo, pero nunca estarán a la altura del ciclismo profesional.

Límites y estrés
Límites y estrés

Los límites están ahí porque son límites, aunque los afrontemos y muchas veces los superemos, pero no podemos obviarlos. Yo no daría a mi hijo de 11 años la rueda del coche para que la cambiara, y no porque quiera limitarle, sino porque no tiene ni los conocimientos ni la fuerza necesaria para cambiarla. No todos los límites son tan claros como los del ejemplo, pero de la misma manera que podemos ver nuestro potencial, también es importante conocer nuestros límites; por autoconocimiento, por autorregulación, por nuestra autoestima y sobre todo, para conocer cuál es nuestra zona de desarrollo potencial... aunque apuntemos muy lejos. Es importante encontrar el punto máximo al que puedes someter tu cuerpo sin quemarlo, romperlo o estresarlo demasiado para que alcance su mejor forma y pueda recuperarse. Me encantaría poder entrenar mi cuerpo más y no tener los límites que tengo pero ahora siento que no puedo someterlo a mayor estrés y considero que mi entrenador lo mantiene a un ritmo adecuado de entrenamiento.

Va a ser muy duro alcanzar mis objetivos, no voy a tener que entrenar duro, sino lo siguiente, y el cuerpo me tiene que acompañar. Quizás alguno lea esto y esté pensando que me estoy excusando, rajando o algo por el estilo, pero ni de lejos. El miedo es un sentimiento necesario que nos ayuda a determinar, por ejemplo, hasta qué punto debe de frenarse en una curva, irse de rápido en una bajada o levantarse determinado peso en el gimnasio. El miedo nos permite percibir, determinar y afrontar los peligros al mismo tiempo que es importante enfrentarlo para romper con nuestros límites y prejuicios. Yo sólo espero que las discapacidades estén compensadas y que no existan grandes márgenes de ventaja o de desventaja para que los que corramos en la misma categoría tengamos oportunidades parecidas. No obstante ya sabía de las exigencias y de lo duro que iba a ser, y aun así todavía tengo esperanzas y voy a poner todo el arte que pueda...

Porque no solo va a ser suficiente con fuerzas, una buena base, un buen plan, entrenamiento y motivación. El arte en este sentido puede multiplicar los resultados como ocurre con los recursos psicológicos. Aunque queda muy bonito decirlo el ciclismo no es simplemente el arte de superar o manejar el dolor o el sufrimiento. La práctica de cualquier arte tiene ciertos requisitos generales, independientes por completo de que el arte en cuestión sea la carpintería, la medicina o... el ciclismo. Estos requisitos o factores son la disciplina, la concentración, la paciencia, la preocupación, la práctica y los conocimientos. El arte también se sirve de la creatividad para encontrar la salida a las elaboraciones y desafíos más difíciles.

Están en el aire varios posibles patrocinadores y colaboradores y espero que juntos podamos llegar lejos. Este proceso no es nada fácil y es difícil encontrar apoyo o ayuda antes de que se muestren resultados positivos, lo paradójico es que ahora es cuándo más apoyo se necesita.Para los que habéis llegado leyendo hasta aquí, e incluso para los que no han llegado, dígase de paso, quisiera desearos a todos unas FELICES FIESTAS. La imagen que aparece abajo a la izquierda es una maqueta que suelo hacer cada año de forma diferente y que yo llamo Tomteland, "País de Papá Noel" en sueco, aunque se trata de una mezcla entre Belén y Tomteland. Es más bien una representación de un sitio idílico-campesino bañado con algunos toques de la Navidad que conocemos, con un poco de nieve, de color rojo y blanco, un árbol de navidad, etc. No soy muy de tradiciones ni de religiones pero eso no quita que no me gusten algunas tradiciones, como la de la Navidad que me trae tan buenos recuerdos, aunque personalmente le quitaría un poco de consumismo y le daría más de familiar. 

Colaboradores y patrocinadores