Primer objetivo conseguido y detrás de los focos

Ya han pasado 8 meses desde que me subí en una bicicleta de carretera y puedo decir que he cumplido mi primer objetivo, que era ni más ni menos que poder llegar con los mejores en una prueba a nivel nacional de ciclismo adaptado. Esta prueba ha sido la prueba de la copa de Europa que se ha celebrado los días 30 y 31 de marzo en Casar de Cáceres y Cáceres, y organizada por la fundación Fucicam (Extremadura European Paracycling Cup). La prueba constaba de una prueba en línea en Casar de Cáceres, de 70 kms. y que completamos a unos 36 km/h, en un bello circuito urbano de unos 8 kms., con "subidita" incluida, y la contrarreloj al día siguiente en Cáceres, de 20 kms.

En mi categoría C3 participamos 4 corredores, Eduardo Santas, el más joven y un corredor de una larga experiencia internacional y perteneciente a la selección española, Pedro Sánchez (Quini), otro corredor experimentado que viene de las categorías máster, Carlos Perona, corredor experimentado en ciclismo adaptado y vigente campeón de la copa de España, y yo. En esta carrera salimos solos y no podíamos coger rueda a otras categorías. Creer si os digo que correr tan pocos no es ninguna ventaja, dado que no hay muchas ruedas a las que agarrarse, sobre todo si algo sale algo mal. Ya en la segunda vuelta y tras la primera arrancada en firme en la subida, de muchas que se sucedieron, nos quedamos Santas, Quini y yo. Carlos hizo una valiente carrera en solitario el resto de vueltas, por ello que pueda ser pesado y heroico en muchos casos cuando se corre tan pocos en una categoría. 

No estábamos muy de acuerdo y las arrancadas se repitieron en cada vuelta. Yo les escuchaba susurrarse al oído diferentes formas de intentar dejarme, dado que no relevé en una vuelta porque Santas había arrancado cuando estábamos de acuerdo en otra cosa, pero no sirvió de mucho; "este no se queda" escuché muchas veces. El acuerdo llegó cuando yo mismo salté y les dije que yo también sabía arrancar, pero que si colaborábamos nos la jugábamos al final. A partir de entonces empezamos a pasar todos, aunque quizás fue Santas el que se mostrara más remolón en los relevos, incluso desde el principio, lo cual pudo influir en el resultado final. Lo contrario de lo que le pasó a Quini y que quizás pagó al final. Ya en la última vuelta yo tenía muy clara mi estrategia, controlar para que por lo menos nadie se fuera, e intentarlo antes del pueblo, en una bajada y unas curvas cerradas antes de la recta final. Dicho y hecho, salté a la entrada del pueblo y pude coger unos metros, no obstante en la recta final fui cogido y allí dije adiós a cualquier intento al sprint. Santas ganó y Quini fue segundo.

En la prueba contrarreloj tampoco hay mucho que decir, 36,3 km/h., mucho aire de costado y un circuito rompepiernas, por lo demás, sin experiencia, sin bicicleta, sin entrenamiento, y sin motivación, fui barrido, sobre todo por Santas que es un experto y está muy preparado; Quini también lo hizo muy bien y fue segundo. A pesar que no lo hice mal del todo me sacaron 3 y 2 minutos respectivamente, más o menos. Si alguna vez tengo posibilidades reales de ir a las Paralimpiadas de Tokio, prepararé la contrarreloj. Por cierto y a colación de las Paralimpiadas de Tokio, ahora mismo estoy preparando algo de documentación porque quiero entrar en el equipo de promoción de la selección sueca, debido a mi doble nacionalidad, ya que en estos momentos cumplo sus especificaciones mínimas. Espero tener suerte allí porque aquí lo veo prácticamente imposible... por mucho que vuele. Además allí es más fácil y las cosas son más claras y transparentes, cumples estos criterios, recibes esto. ¡Cómo te echo de menos en algunas cosas Suecia! o como se diría allí: Jag saknar dig! 

La anécdota del día es que casi me quedo sin subir al podium porque me presenté sin ropa de ciclista, cosa que yo no sabía que era obligatoria. Menos mal que mis amigos castellanos me dejaron un maillot. Por último quiero enviar un beso enorme a algunos amigos de toda la vida que estuvieron conmigo animándome, Santi, Mabel, Miguel, Gema y Manuel. Hacía tiempo que no nos veíamos y estuvo bien reencontrarnos... aunque no pudiera tomarme muchos vinitos después de la carrera... todo a su tiempo. También quiero dar un beso enorme a mis hijos y a mi mujer, realmente sin ellos ya lo hubiera dejado. ¡Os quiero! 

2ª Prueba de la copa de España en Cuevas del Almanzora, 7 de abril

La siguiente prueba de la copa de España se llevó a cabo en Almería, más concretamente en Cuevas del Almanzora, el día 7 de abril, el día de mi cumpleaños. El día 6 hubo una contrarreloj, y aunque hice segundo, de tres que éramos, no salí a disputar por no contar para la copa de España. No obstante no hice muy mala contrarreloj si se compara con todas las categorías. Las pulsaciones subieron debido a una pequeña subida y a un condenado y fuerte aire de cara en la subida que fue protagonista durante los dos días.

El día de la carrera en ruta se realizó casi en el mismo circuito de la contrarreloj, con un fuerte aire de cara en la subida. Una hora de carrera más dos vueltas, a priori, dado que me "robaron" una, a un circuito de unos 5 kilómetros. Como otras globeradas a las que ya me estoy acostumbrando salí tirando del pequeño pelotón suponiendo que tendríamos por los menos unos kilómetros de cortesía, pero no fue así. 

 Quini salió en un mal sitio, bueno para él, y me pilló un poco mal colocado y despistado, se me fue unos metros y me rendí muy rápido... un grave error teniendo en cuenta que si hubiera sufrido 15 metros más, con el aire de cara ya no hubiera tenido problemas. Por detrás me siguió un compañero de la categoría C4, y pensé que podía ser una buena idea tener a Quini a unos segundos para esperar a cogerle al final cuando estuviera algo más maduro. Le tuvimos a unos 30 segundos todo el tiempo. Por detrás reservé quizás demasiado y cuando quise tirar hacia adelante ya era demasiado tarde. Además, cuando me indicaron 2 vueltas tiré más fuerte pero me obligaron a parar cuando me faltaba una vuelta, y por lo menos 2 balas en la recámara. Una rabia y una injusticia, por mucho que me explicaran sobre la aparición del tándem y la terminación de la prueba después de este. Pero eso es otra historia que a nadie interesará. No creo que hubiera cogido a Quini pero me hubiera gustado verle la cara cuando me hubiera visto más cerca. jajaja. Lo importante es que me sentí bien, aunque no estaba en un buen estado de forma, y que las fuerzas ya me empiezan a acompañar para estar a la altura de los más fuertes. Y todavía me queda mucho que escalar debido a los pocos meses que llevo entrenando... si es que sigo. 


La anécdota del día fue que un compañero me acusó de ponerme a rueda de algunos C5 que cogimos, cosa que no podemos hacer según el reglamento porque salieron por delante de nosotros. No obstante al final del día me pidió disculpas con un mensaje y con eso me sirvió, pero tengo que decir que me dolió... porque como sabrán ya algunos, puedo ser muy globero, pero honrado. 

La próxima cita importante será el campeonato de España, los días 4 y 5 de mayo en Salamanca. Una prueba fabulosa para medir de nuevo las fuerzas y evaluar los progresos.   

Detrás de los focos en ciclismo adaptado

El ciclismo adaptado no es un deporte de masas y durante este tiempo me he dado cuenta de que ocurre mucho detrás de los focos. Para empezar y entre otras cosas, se dicen muchas cosas a la espalda y existen muchas quejas y discusiones relacionadas con las diferentes categorías, de cómo se conforman, de las ventajas y desventajas de algunos corredores, de cómo se hacen los informes médicos, etc. Yo la verdad es que soy el primero en quejarme de lo que a mi entender no debería de pasar, y es que algunos corredores puedan estar mal categorizados y puede que existan enormes desventajas en algunos casos, de hecho muchos corredores no estarían donde están si no fuera porque están corriendo en una categoría por debajo de la que les corresponde (y no me refiero solo aquí en España). Yo de momento estoy con una categoría provisional, la C3, y en breve pasaré la mesa de clasificación que me pondrá más firmemente en una categoría. Si me pasan a C2 es muy posible que mis posibilidades de rendir mejor se multipliquen, si me pasan a C4 dependerá, a nivel nacional estaría muy bien pero a nivel internacional posiblemente me comerán. Sinceramente, creo que estoy donde debo de estar dadas las circunstancias. Para evitar especulaciones y habladurías a mi espalda sin ninguna base o fundamentos voy a adjuntar en este artículo un informe médico que tengo como base, e incluso fotografías de lo que no se suele ver, para que por lo menos, si se ponen a hablar de cómo estoy, qué tengo y dónde debería estar, lo hagan con argumentos. Y así debería de ser para todos, la información transparente y disponible para todos. 

Esto por un lado, por otro, creo que los informes médicos los deberían de hacer los mismos médicos para todos, médicos neutrales, así nos evitaríamos que determinados amigos realicen determinados informes médicos que beneficien a determinados deportistas. Tampoco somos tantos. Además, la pena de todo esto es que no se contrasten los datos.

Yo lo que espero es que al final cada uno pueda vivir con su propia conciencia, como la que tenía yo al terminar la carrera por tener claro que no había hecho nada antirreglamentario.

Todo esto también me hace reflexionar sobre algo muy importante, y es que el ciclismo adaptado, como cualquier deporte paralímpico o inclusivo, debería de ser ante todo un deporte que por encima de todo promocionara eso mismo, la inclusión, y los valores y atributos que nos hacen más humanos y mejores personas, porque es con esos valores y con esos atributos (como la solidaridad, la voluntad, la superación, etc.) con los que podemos crear una sociedad más inclusiva y más solidaria. No obstante me da la sensación de que se promociona demasiado otros aspectos, quizás no tan importantes para lo que nos toca, como son la disputa, la élite, la exclusión, etc.

COLABORADORES