Primera carrera de ciclismo adaptado          

"Nunca se va más lejos como cuando no se conoce el camino". Ya ha comenzado la temporada de ciclismo adaptado para mí, primera carrera, primer podio y todavía muchos cartuchos en la recámara. También algunos cambios, por ello que escriba en el título de este artículo de mi blog "Nunca se va más lejos como cuando no se conoce el camino", porque ahora mismo me encuentro en una situación difícil, dado que no sé por dónde va a salir todo esto, porque no sé cómo voy a gestionar los gastos necesarios, y porque mis motivaciones van cambiando al igual que cambia la vida y las ideas con el paso del tiempo. Pero vayamos por partes y empecemos por la carrera. 

En resumidas cuentas se puede decir que la primera carrera de ciclismo adaptado ha ido bien. Tras un par de carreras sufridas con los máster-40 esta ha sido como un pequeño descanso donde no he necesitado darlo todo. La carrera se ha desarrollado en Tomelloso y era la primera prueba de la copa de España de ciclismo adaptado (de nueve pruebas). El tiempo acompañaba con un día primaveral y un sol radiante. He hecho segundo puesto en mi categoría (C3) tras un Quini (Pedro Sánchez) imbatible, muy fuerte y de otra categoría. 52 kilómetros en total a poco más de 38 km/h y como si de una contrarreloj se tratase, dado que fuimos casi solos o en grupos muy reducidos.

Con Pedro Sánchez (Quini) y Carlos Perona
Con Pedro Sánchez (Quini) y Carlos Perona

La carrera empezó con un Quini que ya en la primera vuelta quiso tirar hacia adelante tras los C5 que habían salido delante de nosotros y resto de categorías C. Yo fui el único que pude ir tras él pero Quini no estaba dispuesto a llevar a nadie a su rueda, y yo no estaba preparado, todavía, para relevarle al ritmo que él me pedía. Así que tras varias arrancadas y varios kilómetros decidí que era mejor descolgarme y buscar aliados que compensaran mejor mis fuerzas... antes de explotar y quedarme solo en tierra de nadie.

Con Quini antes de descolgarme y a mil/hr.
Con Quini antes de descolgarme y a mil/hr.

 Dicho y hecho, me descolgué y encontré en Alfredo Irusta (ex - profesional y corredor C2) un buen aliado. Antonio Garcia también nos acompañó pero pinchó a falta de pocas vueltas. A pesar de haber podido tirar algo más fuerte la compañía de Alfredo me sirvió para mantener un ritmo fuerte toda la carrera y para descansar antes de dar unos relevos largos e intensos. Impresionante que una persona con una pierna pueda ejercer esa fuerza en los pedales durante tanto tiempo. Me quito el sombrero ante ti si lees esto. Y así llegamos a meta. La anécdota divertida de la carrera fue que la última vuelta la hice más fuerte y sin que me diera relevos, y en el sprint final Alfredo lo dio todo. Yo le vi pasar por la derecha a todo gas y pensé « ¡Pero dónde va este tío!». Dio tanto en el sprint que luego le costaba mantenerse en pié con su única pierna. Nada más pasar la línea de meta me decía con una sonrisa: « ¡No sé cómo te he podido ganar!». Dio tanto porque se pensaba que se jugaba conmigo el primer puesto en su categoría. Yo le dije: «Pero si yo soy C3», pero le costaba entenderme debido a que nuestros dorsales tenían el mismo color... pero no el casco (los C2 tienen cascos negros y los C3 azules). 

Alfredo Irusta, Antonio Garcia y yo.
Alfredo Irusta, Antonio Garcia y yo.

Él hizo un merecido primer puesto en la categoría C2 (por delante incluso de todos los C4) y desde aquí le deseo la mejor de las suertes para esta temporada porque se lo merece, por su empeño y entrega. Espero llegar a su altura al respecto cuando sea el momento de darlo todo.

Por otro lado mis hijos fueron a verme a esta primera carrera. Yo pensaba que se cansarían de gritarme tras unas cuantas vueltas, pero ahí estuvieron gritándome y animándome en cada vuelta, y hasta la última, tanto a mí como a mis rivales y amigos. ¡Qué cara de orgullo tenían! Espero que se den cuenta de que yo estoy ahí para estar más bien al otro lado, animándoles en lo que decidan hacer con su vida.

Desde aquí la carrera, por otra parte esta semana ha sido una semana de muchos reflexiones debido a lo difícil de llevar todos los costes, y esfuerzos, que supone esta aventura. Soñaba un día entre semana que salía en bicicleta con un par de buenos ciclistas de Almuñécar, y al poco tiempo les decía que no podía seguir, que iba en calzoncillos y en bata. Todo una revelación de cómo me sentía. Necesito tiempo para trabajar y para desarrollar mi proyecto profesional, además no puedo soportar viajes y carreras en el extranjero como me hubiera gustado. Además no es fácil tener las limitaciones físicas y los entrenamientos que yo tengo, al mismo tiempo que se necesitan fuerzas para colaborar en casa con la limpieza, con compras, comidas que hago todos los días, etc. Por otro lado durante este tiempo me he dado cuenta de que mi motivación por la competición no es muy alta y tengo que buscarla en otros campos. Sería más fácil encontrarla si compitiera por la paz en el mundo, por el cambio climático o por un mundo más sostenible ... lo que está claro es que la motivación no es la misma que cuando tenía 19 años cuando la competición era otra cuestión y los sueños eran otros.

Todo esto me está haciendo plantearme mi aventura con otras expectativas y otros objetivos. Es por eso que empezara con lo de «Nunca se llega más lejos como cuando no se conoce el camino», porque no sé lo que va a pasar. De momento estoy pensando en correr las carreras de la copa a España y otras carreras de ciclismo adaptado en España, carreras máster que estén cerca de casa, alguna marcha cicloturista e intentaré buscar algún sponsor que me permita recorrer de otra manera esta aventura... y veremos dónde llegamos y hasta cuándo. Me faltó poco por dejarlo después de la prueba internacional de Extremadura pero mi mujer me convenció para seguir. ¡Qué ganas de verme sufrir! 

La próxima cita será en menos de dos semanas, los días 30 y 31 en Casar de Cáceres (Extremadura), una prueba internacional que organiza Fucicam (Extremadura European Paracycling Cup) y que será un buen test que espero reúna a los mejores corredores de España. Vendrán unos queridos amigos y será seguro un fin de semana fabuloso. El día 6 de abril tendremos la segunda prueba de la copa de España en Cuevas del Almanzora (Almería)... si todo sale según lo planeado... porque nunca se sabe... por lo menos conmigo ;) 

¡Un fuerte abrazo para todos y nos vemos en breve!


COLABORADORES

https://www.ergosport.es/
https://www.ergosport.es/